Pasar al contenido principal

Máxima distinción de calidad

Se encuentra usted aquí

La DOCa Priorat es la única denominación de origen calificada en Cataluña y una de las dos únicas con esta distinción en España, de acuerdo con los procesos y sistemas de producción que se siguen en esta región vitivinícola.

Para que una denominación de origen pueda acceder a ser calificada tienen que haber transcurrido, como mínimo, diez años desde su reconocimiento como denominación de origen. Para el reconocimiento de una denominación de origen como Denominación de Origen Calificada hay que acreditar el cumplimiento de los siguientes requisitos:

a) Establecer un sistema de trazabilidad vitivinícola integral que abarque las parcelas de viñedo, sus producciones de uva, identificadas por lotes, el transporte, la elaboración, la crianza o el envejecimiento, el embotellado, el etiquetaje, el embalaje y la comercialización.

b) Garantizar que los productos amparados por la denominación de origen calificada se comercialicen, exclusivamente, embotellados en las bodegas que estén inscritas y ubicadas en la zona geográfica delimitada.

c) Instaurar un sistema de control de calidad y certificación de los vinos protegidos, desde la fase de producción hasta que salen al mercado, que incluya un control organoléptico y analítico por lotes homogéneos de volumen limitado y de conformidad con las características que han de reunir los vinos amparados establecido en el reglamento.

d) Ordenar que en las bodegas inscritas solamente tenga entrada uva o mosto procedente de viñedos inscritos o vinos procedentes de otras bodegas también inscritas, y que se elabore exclusivamente vino, con derecho a la denominación de origen calificada.

Una Denominación de Origen Calificada garantiza el origen del producto en su totalidad, mediante la ejecución de todo el sistema de trazabilidad en origen, evitando así someter a los productos a unas condiciones que no se consideren óptimas para el mantenimiento de las características de estos vinos.

Este es precisamente el rasgo que en los últimos años ha situado a los vinos de la DOCa Priorat entre los más valorados en el mundo: la fidelidad a la dureza de una tierra, la adaptación de las diferentes variedades a este suelo y un sistema de producción que lo convierte en una viticultura heroica. Todo ello hace que los expertos del país y de todo el mundo identifiquen el vino rápidamente con tan sólo destapar las botellas de Priorat. El concepto francés de terroir, o lo que es lo mismo, la fidelidad de un sabor y un vino a su tierra, a su suelo originario, es uno de los matices más apreciados entre los expertos.